En el marco de las medidas implementadas por el Gobierno a causa de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus COVID-19, el 25 de marzo el Gobierno había decretado que las personas trabajadoras mayores de 65 años podían permanecer en aislamiento por un máximo de 30 días, accediendo a un subsidio por enfermedad. El pasado 26 de mayo se prorrogó por decreto dicho subsidio hasta el 30 de junio, y ahora se extiende nuevamente.  

Los trabajadores que realicen habitualmente, o puedan realizar, tareas laborales desde sus hogares quedan excluidos de esta normativa.

Asimismo, "la norma consigna que se entenderá por aislamiento, la permanencia de las personas en su domicilio, salvo en caso de imperiosa necesidad o urgencia".

Vídeo